Cesar Alierta

Estafado otra vez por Telefónica

Nada… que no hay manera; que me la han vuelto a dar.

Hace unas semanas me he cambiado de Telefónica a Jazztel para teléfono, ADSL y móvil.

El cambio de fijo y ADSL lo hicieron sin problemas pero el de móvil se retrasó una semana: alegaban que Jazztel les había pasado mal los datos porque como era una compañía francesa siempre se equivocaban con los apellidos (colocaban, según ellos, los dos apellidos como primer apellido en su aplicación informática) y para proteger mis datos, se aseguraban de que todo estuviese perfecto. Claro, que cuando le pregunté que cómo era posible que sí hubiesen hecho la portabilidad del fijo con esos mismos datos, la operadora (que sabe perfectamente que te está estafando) no supo que contestar.

Hoy he encontrado la explicación a todo esto y es la de siempre, la peor: son unos sinvergüenzas redomados.

Resulta que al retenerte como cliente unos días con esa pintoresca excusa, se alcanzó el cambio de mes y al tratarse de un paquete conjunto, me han pasado un recibo de un mes adicional de teléfono, ADSL y móvil por un servicio que no han prestado.

Esta “técnica”, a la altura del tocomocho y la estampita, habrá sido ideada por un ejecutivo en los edificios que Telefónica tiene en Las Tablas, al norte de Madrid. Allí, un día un directivo le dio a este artista una palmada y le dijo que buscara métodos de “optimizar el rendimiento del producto” a cambio de un bonus del 10%. Ahora, un capullo se está tomando unas cervezas con los cinco euros se ha llevado de lo que me han estafado. Ojalá se le atragante.  Y a su jefe, que se ha llevado otro bonus del 10%, que lo frían a llamadas sus teleoperadoras. Finalmente, a César Alierta, que alienta esos comportamientos, que lo pille Hacienda. (Por cierto, tuve la ocasión de escuchar a Alierta frente a frente a menos de un metro y me pareció un tío ramploncete; no está ahí por lo que vale, sino por quién conoce).

A uno se le queda cara de tonto porque las opciones que quedan son pocas porque, por supuesto, ellos saben que por 46 euros nadie va a empezar un procedimiento judicial para recuperarlo y te tienes que aguantar.

Luego a Telefónica le expropian no se qué en cualquier país del mundo y sale uno de estos artistas del timo diciendo que los españoles no apoyamos a nuestras compañías y a mí me da la risa.

Cesar Alierta